noe@noebatega.com
Aunque no hace falta que me lo recuerden

Aunque no hace falta que me lo recuerden

Los virus de la gripe han invadido nuestra casa. Llevamos casi ya una semana entera entre termómetros, limón y miel, aroma de cebolla por la noche (remedios de mi abuela para la tos), pero hoy a pesar de todo es como nos recuerdan: un día especial. Hoy es el Día del Padre. Ayer no pudimos hacer ningún regalillo DIY a Xavi, no teníamos energía. Los bichos azules del Érase una vez la vida (virus) como les llama Martina estaban por todas partes en nuestro cuerpo 😉 Así que no dudó un segundo en explicarle a su padre que esta vez estábamos malitas y que por eso solamente le felicitaría.

Me encantaron las palabras que su padre le dijo, y por eso este post. Las comparto con vosotros:

“Sé que mañana es un día especial, aunque no hace falta que me recuerden porque especial es cada día que vivo a tu lado, soy el papá más feliz del mundo a tu lado, te amo tal y como eres, siempre estaré a tu lado sin pedirte nada a cambio”.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú
×

Carrito