noe@noebatega.com

Con amor no basta.

 “Con amor, solo con amor, no basta. Tiene que estar en orden”. Bert Hellinger El concepto principal en las constelaciones familiares precisamente es el de respetar los órdenes del amor. ¿Qué son estos órdenes? En palabras de Hellinger son: “Leyes arcaicas que rigen todas las relaciones humanas y aumentan la desdicha y el sufrimiento, en vez de contenerlos”. Dicho de otro modo, las relaciones que tenemos con nuestros padres, hermanos, abuelos, hijos se basan en el amor y la lealtad. Gracias a poder lograr ordenarnos dentro de este sistema, el amor podrá fluir y la lealtad liberarse y tú podrás emprender

Leer Más >>

Sí, aunque se porte mal, vendrá Papá Noel

Portarse bien ¿para quién? Mal, ¿para quién? Para ti. Para mí. Cuando los niños y niñas están bien, todo va bien. Su comportamiento es directamente proporcional a cómo se sienten. Y es entonces cuando todo va sobre ruedas. Cuando se visten en dos minutos, salimos puntuales de casa, entran al cole con los demás y llegamos al trabajo dos minutos antes. Y cuando están mal, no hace falta contaros qué puede ocurrir. Nos volvemos incompetentes emocionalmente. Nos faltan herramientas para cambiar esos “malos comportamientos” (que nos molestan) y recurrimos a la técnica fácil del miedo. Las amenazas se convierten en

Leer Más >>

HIJOS-DONUTS

Desvirtúa el concepto de amistad. Por favor. Así, cuando se den cuenta de que no, no tenemos quinientos amigos como en FB, sino menos de cinco con un poco de suerte… les irá mucho mejor. ¿Ya vas al cole? ¿Y cuántos amiguitos y amiguitas tienes? Quieres hijos donuts. Hijos que tengan y le salgan amigos por todas partes. ¿a qué precio? Sonríes cuando ves que son los líderes. Y piensas, mejor que domine que no ser dominado. Sufre menos. (en el fondo sabes que no). Quieres que sean felices y coman perdices. Educas en positivo y a lo happy flower. Y

Leer Más >>

En los cuentos ellas pueden, en la realidad no.

Cuando las niñas vuelan alto* es el título del cuento que compré ayer. Ahora no hago más que encontrarme en las librerías cuentos en los que las princesas llevan pantalones y deciden no besar al sapo. Cuentos en los que dan voz a las niñas. En los que ellas también pueden, como ellos. Historias de mujeres extraordinarias que consiguieron logros que fueron callados. En definitiva, relatos para que las niñas crean desde muy pequeñitas que pueden ser lo que ellas quieran. Y por un lado pienso, ¡qué bien, dejar a Disney con su repertorio rosa en casa! ¡Qué alegría que

Leer Más >>

Estoy donde necesito estar

A siete días de nuestros tres meses lejos de nuestra vida. Símil de “Atrapada en el tiempo”, (la película), en la que me despertaba cada mañana sabiendo qué iba a hacer, dónde iba a ir, y generalmente qué iba a pasar. A siete días ya y cada mañana me pongo delante tuyo y te quedas igual. En blanco. Cerrándote y pensando: mañana lo vuelvo a intentar. En blanco te quedas y con ocho páginas abiertas detrás tuyo que hablan desde rutas por Asia hasta supermercados próximos a mi. En blanco, mientras “La magia del orden” se queda corta, por que

Leer Más >>

Un no, siempre es un no.

NO. Tan fácil decirlo en casa y tan difícil fuera. Tan fácil decírselo a papá y a mamá cuando me dicen que me ponga el pijama y tan difícil a Lucas que a cambio de darle mis cromos me deja ser su amigo. Tan fácil a mi hermana cuando quiere quitarme mi muñeca y tan difícil a mi tío Rodolfo cuando me sienta sobre sus piernas. NO. Esa palabra que debería estar siempre en su bolsillo, a mano y accesible SIEMPRE. Hoy escribo sobre la importancia de conversar abiertamente sobre el derecho a su cuerpo, y de los límites hacia

Leer Más >>

Un lugar que ya NO

Era de esos pequeños, recuerdo que de un color rojo intenso y, como no, con corazones. Eran blancos y pequeños. Y la llave: bajo llave. Como si un diario de niña no lo abriera hasta un clip. En fin… Era lo más secreto, lo más profundo, lo más mío. Siempre me ha gustado escribir. Escribir y… bailar. Ese fue el primero. Con mis pensamientos, fugaces pero intensos, de tinta pero de mi puño y letra, reales y tan de verdad como lo es la niñez. Un diario de una niña que echaba de menos a su padre. Que ocupó un

Leer Más >>

No voy a tener otro por ti, hija.

Entiendo lo mucho que deseas no ser la única, y que creas que tener un hermano o una hermana vaya a ser lo mejor del mundo. Entiendo que creas que podrías jugar con alguien y divertirte aún más si cabe en tus tardes de magia inventada en la habitación. Entiendo que creas que va a estar siempre a tu lado, que te va a respetar hagas lo que hagas y pienses lo que pienses. Y créeme, no siempre es así. Entiendo que no entiendas mi “no quiero otro, cariño”. Y que llegues a argumentarme con cientos de razones para que

Leer Más >>

Billete solo de ida

Y no ha sido fácil. ¿Y qué lo es? Mucho trabajo personal. Es de las cosas que más me ha costado. Que lo demás te afecte en su justa medida. Relativizar. Darle el valor exacto, ni más ni menos, que el que le toca. No el que tú le darías. No el que te gustaría que te dieran. Sino, el que es. El que te merece. Centrada. Y con eso no me refiero a pensar solamente en ti y en ti. No, no es eso. Es lo que hay dentro de ti. Fácil la teoría, difícil la práctica. Y sí,

Leer Más >>

Mándame a la mierda

Cuando te menosprecien por ser tú, cuando te giren la cara y no te saluden, cuando tengan más en cuenta tu ropa que tú, tu marca que tú, cuando debas pesarte en la báscula para que su amor pese más que tus kilos, cuando convengas y se acerquen a ti, cuando hagan sentirte sola por no haberte acostado con funalito, cuando hagan sentirte puta por haber querido hacerlo, cuando esto y cuando más, mándalos a la mierda. Cuando tengas que pagar por trabajar, cuando para trabajar pagues salud, cuando te tiemblen las piernas cada vez que suene el teléfono de

Leer Más >>

con mi hija NO.

A ti, No. No. No. Con mi hija no se juega. No es moneda de cambio para tu reconciliación con nosotros. No es el precio del perdón por no querer saber de nosotros y de ella en cuatro años. Ni la excusa para la paz y armonía para tu casa. No. Con ella no. A ti, No es el castigo merecido por decidir qué hacer y qué no en NUESTRA Navidad. Pasarlas fuera de casa es una de las cosas que más me alegra haber decidido vivir y ver como nuestro Mapa mundi se va llenando de banderitas también es ilusión,

Leer Más >>

ADIÓS 16

Cuando se abrió la puerta al 16 pintaban bastos. Empecé el año como ya sabéis lisiada y en la cama sin poderme mover. Bendita caída, bendita Mora, la yegua negra como el carbón que me regaló el cambio. Mora me sentó en el primer vagón, y a medida que han ido pasando los días, hoy sentada el doceavo, el último, y habiendo vivido ya casi 365 días, sigo sintiendo lo mismo: bendita caída, bendita Mora. Y no se me olvida. Y no quiero hacerlo. Un año de lucha por no caer más y por salir a flote, que se cierra

Leer Más >>

Con amor no basta.

 “Con amor, solo con amor, no basta. Tiene que estar en orden”. Bert Hellinger El concepto principal en las constelaciones familiares precisamente es el de respetar los órdenes del amor. ¿Qué son estos órdenes? En palabras de Hellinger son: “Leyes arcaicas que rigen todas las relaciones humanas y aumentan la desdicha

Leer Más >>

Sí, aunque se porte mal, vendrá Papá Noel

Portarse bien ¿para quién? Mal, ¿para quién? Para ti. Para mí. Cuando los niños y niñas están bien, todo va bien. Su comportamiento es directamente proporcional a cómo se sienten. Y es entonces cuando todo va sobre ruedas. Cuando se visten en dos minutos, salimos puntuales de casa, entran al

Leer Más >>

HIJOS-DONUTS

Desvirtúa el concepto de amistad. Por favor. Así, cuando se den cuenta de que no, no tenemos quinientos amigos como en FB, sino menos de cinco con un poco de suerte… les irá mucho mejor. ¿Ya vas al cole? ¿Y cuántos amiguitos y amiguitas tienes? Quieres hijos donuts. Hijos que tengan

Leer Más >>

En los cuentos ellas pueden, en la realidad no.

Cuando las niñas vuelan alto* es el título del cuento que compré ayer. Ahora no hago más que encontrarme en las librerías cuentos en los que las princesas llevan pantalones y deciden no besar al sapo. Cuentos en los que dan voz a las niñas. En los que ellas también

Leer Más >>

Estoy donde necesito estar

A siete días de nuestros tres meses lejos de nuestra vida. Símil de “Atrapada en el tiempo”, (la película), en la que me despertaba cada mañana sabiendo qué iba a hacer, dónde iba a ir, y generalmente qué iba a pasar. A siete días ya y cada mañana me pongo

Leer Más >>

Un no, siempre es un no.

NO. Tan fácil decirlo en casa y tan difícil fuera. Tan fácil decírselo a papá y a mamá cuando me dicen que me ponga el pijama y tan difícil a Lucas que a cambio de darle mis cromos me deja ser su amigo. Tan fácil a mi hermana cuando quiere

Leer Más >>

Un lugar que ya NO

Era de esos pequeños, recuerdo que de un color rojo intenso y, como no, con corazones. Eran blancos y pequeños. Y la llave: bajo llave. Como si un diario de niña no lo abriera hasta un clip. En fin… Era lo más secreto, lo más profundo, lo más mío. Siempre

Leer Más >>

No voy a tener otro por ti, hija.

Entiendo lo mucho que deseas no ser la única, y que creas que tener un hermano o una hermana vaya a ser lo mejor del mundo. Entiendo que creas que podrías jugar con alguien y divertirte aún más si cabe en tus tardes de magia inventada en la habitación. Entiendo

Leer Más >>

Billete solo de ida

Y no ha sido fácil. ¿Y qué lo es? Mucho trabajo personal. Es de las cosas que más me ha costado. Que lo demás te afecte en su justa medida. Relativizar. Darle el valor exacto, ni más ni menos, que el que le toca. No el que tú le darías.

Leer Más >>

Mándame a la mierda

Cuando te menosprecien por ser tú, cuando te giren la cara y no te saluden, cuando tengan más en cuenta tu ropa que tú, tu marca que tú, cuando debas pesarte en la báscula para que su amor pese más que tus kilos, cuando convengas y se acerquen a ti,

Leer Más >>

con mi hija NO.

A ti, No. No. No. Con mi hija no se juega. No es moneda de cambio para tu reconciliación con nosotros. No es el precio del perdón por no querer saber de nosotros y de ella en cuatro años. Ni la excusa para la paz y armonía para tu casa. No.

Leer Más >>

ADIÓS 16

Cuando se abrió la puerta al 16 pintaban bastos. Empecé el año como ya sabéis lisiada y en la cama sin poderme mover. Bendita caída, bendita Mora, la yegua negra como el carbón que me regaló el cambio. Mora me sentó en el primer vagón, y a medida que han

Leer Más >>
Cerrar menú
×
×

Carrito