Con amor no basta.

//Con amor no basta.

Con amor no basta.

 “Con amor, solo con amor, no basta. Tiene que estar en orden”. Bert Hellinger

El concepto principal en las constelaciones familiares precisamente es el de respetar los órdenes del amor. ¿Qué son estos órdenes? En palabras de Hellinger son: “Leyes arcaicas que rigen todas las relaciones humanas y aumentan la desdicha y el sufrimiento, en vez de contenerlos”. Dicho de otro modo, las relaciones que tenemos con nuestros padres, hermanos, abuelos, hijos se basan en el amor y la lealtad. Gracias a poder lograr ordenarnos dentro de este sistema, el amor podrá fluir y la lealtad liberarse y tú podrás emprender tu propio vuelo.

La pertenencia es el primer orden del amor. Todos los miembros de una familia tienen el mismo derecho a pertenecer en ella. Tanto los vivos como los muertos.

El orden, segunda ley. Los que han llegado primero tienen prioridad (que no privilegios) sobre los que llegaron posteriormente. Este orden opera por ejemplo entre hermanos. El hermano mayor, al haber llegado primero al sistema, tendrá prioridad sobre el segundo o el tercero. No opera este orden en sistemas familiares nuevos. Entre sistemas, el que deviene tiene prioridad sobre el originario. Cuando te casas creas tu nueva familia. Ese sistema tendrá prioridad sobre el de origen en el que vivías con tus padres y hermanos (si tenias).

Equilibrio es el tercer orden del amor que Bert Hellinger nos explica. En todas las relaciones debe darse un equilibrio entre dar y tomar. Así, nosotros como hijos no podemos jamás devolverles la vida a nuestros padres porque lo que debemos hacer es recibir únicamente. Cuando tengamos hijos, les daremos a estos todo aquello que hemos recibido de nuestros padres.

Todo esto es muy bonito. Fácil y sencillo en teoría, pero en la mayoría de ocasiones complicadísimo en la práctica. ¿Cuántas veces en tu familia has ocupado el lugar de tu padre ausente para ayudar a tu madre? ¿Has cuidado de tu madre olvidando tu camino? ¿Cómo hermano mayor, has tenido que criar a tus otros hermanos por no estar tus padres presentes? ¿Cuántas veces te has sentido en deuda con tus padres por todo lo que han hecho por ti? ¿Has tenido que justificar una decisión tomada desde tu nuevo núcleo familiar para que tu familia de origen no te rechazara?

Con estos órdenes lo que conseguimos es que el amor pueda fluir, tenga espacio para ser y libertad para moverse de un lado al otro.

Consulta mi Programa Online sobre emociones y familia aquí.

Más información en:

info@bategaemocional.com

 

Por |2017-12-20T14:53:36+00:00diciembre 20th, 2017|La sombra del niño|Sin comentarios

Sobre el autor:

Deja tu comentario