Cuando me dijo: “mamá, quiero estar sola”

Cuando me dijo: “mamá, quiero estar sola”

Doy gracias a la vida por darme la oportunidad de crecer a su lado, gracias a esa operación de endometriosis que tuve hace 5 años ya, y a ese médico que me asustó afirmando con tono rotundo: “no creo que te puedas quedar embarazada, para eso tendrías que pincharte esto cada día y luego ya veríamos qué plan seguimos”. ¿Plan? ¿A caso mi vida es el plan de alguien? Doy gracias a no escucharlo demasiado y a no seguir su tratamiento.

Estos cuatro años casi siempre, por no decir que siempre, me decía: ¿me acompañas? ¿estas conmigo jugando? ¿me ayudas? De pequeña su abuelo la llamaba: Martina Sola-Sola”, porque ella todo lo ha querido hacer siempre sola (pero con compañía).

Y el día en el que me dijo: “mamá quiero estar sola, vete”, llegó.

Su yo consciente, sus pensamientos y preocupaciones llegan como a todos nosotros nos han llegado también. Ella sigue estando presente y atenta al momento, sin vivir en pretérito imperfecto y futuro como lo hacemos nosotros. Pero ya es más selectiva en sus necesidades, y ayer me pidió que la dejara sola.

Educar es simplemente acompañar, no lo olvidemos. No es imponer tus tiempos y necesidades, es respetar su ritmo.

Por un momento pensé en reaccionar preguntándole: “¿estas bien? ¿te ha pasado algo en el cole? Mamá tenía muchas ganas de verte y ahora me echas” y un largo etcétera, etcétera… Pero la dejé sola. Todos necesitamos nuestra pequeña parcela de intimidad, de secretos (o de no contar), de estar con nosotros mismos, sentir la soledad.

Me fui a la cocina a preparar la cena y la oía como susurraba con las muñecas. Escenificaba una situación que había vivido por la mañana. Y de reojo me miraba vigilando que no me acercara a ella y respetara su deseo de estar sola.

Fueron cinco minutos. Para ella suficientes.

Cada día que pasa se hace mayor, y crece con ella una gran persona llena de bondad y de consciencia emocional permitida en casa.

¡Toca cambio de chip!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.